Header Ads

Una inolvidable fiesta rojiblanca


Los seguidores de Junior le enrostraron al América sus fantasmas del pasado. En todo el estadio se entonaron coros para recalcar sobre el capítulo infernal de la historia de los ‘Diablos Rojos’.


aficionados-junior
Muchos aficionados de Junior llegaron al estadio Metropolitano recordándole al América su descenso y permanencia en la B durante seis años. Hansel Vásquez

La hinchada de Junior se gozó la fiesta y al rival. La alegría y entusiasmo de los aficionados por ver al Junior iba acompañada por una maliciosa intención de recordarle al visitante los fantasmas del pasado. La permanencia del América en la Primera B durante seis años fue la temática elegida por muchos fanáticos para darle folclor y colorido a las tribunas en uno de los clásicos más importantes del fútbol colombiano.

Varios seguidores se disfrazaron de fantasma (por eso del 'fantasma de la B') y todo el estadio entonó coros para recalcar sobre ese capítulo infernal de la historia de los 'Diablos Rojos'.

"¡Míralo veee, míralo veee, el que no salte, es de la B!", se coreaba al unísono en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

hinchada-junior
Hánsel Vásquez

Los torcedores tiburones se dieron cita en el 'Metro' desde tempranas horas y abarrotaron todas las graderías, excepto las esquinas de occidental (alta y baja), una zona en la que nadie se quiere acomodar porque se paga precio de occidental, pero se ve el espectáculo como si se estuviera en sur o en norte (debería tener un precio especial ese sector).

Tampoco se querían sentar por allá algunos aficionados que reclamaban a los acomodadores de tribuna que sus puestos asignados en el abono o la boleta estaban ocupados por otras personas. Una vieja discusión a la que cuesta ponerle orden por cultura de la gente y falta de organización en la logística.

Pero nada aguó la fiesta. La lluvia fue más temprano y no enfrió el orgullo y la emoción de ver a este Tiburón vigoroso y con dientes que invita a respaldarlo, que gana, que gusta y golea. Por eso la fiesta rojiblanca se hizo inolvidable.

aficionados-junioristas
Hánsel Vásquez


Tomado de El Heraldo

No hay comentarios.

No Te Olvides de Comentar!

Con tecnología de Blogger.